Por libertad

Alrededor de 40 millones de personas alrededor del mundo son afectadas por esclavitud contemporánea; aproximadamente la mitad de ellos son trabajadores forzados que trabajan sin paga. Refugiados e inmigrantes ilegales en Estados Unidos y Europa son particularmente vulnerables.

Sarah Scott Webb y Karine Woldhuis de SIM EE.UU. han propuesto un nuevo programa llamado ‘por libertad’ con la intención de combatir tráfico humano y esclavitud contemporánea.

38% de los 40 millones son mujeres que han sido forzadas a casarse. Particularmente en China donde la ley de un hijo o hija a dejado una deficiencia de mujeres. Mujeres de Tailandia y Camboya son atraídas a China y presionadas a matrimonio forzado y abuzo.

Otro 12% de los 40 millones son explotadas sexualmente; por ejemplo, hay mas de 300,000 mujeres prostíbulos alemanes que son originalmente de África o Europa oriental.

El director de DMG, asociada con #HowWillTheyHear, Andrew Howes, explico que “juntos con nuestros socios queremos averiguar cuales son las causas del trafico humano y esclavitud contemporánea, como podemos tomar pasos preventivos para ayudar a grupos de gente en peligro, y encontrar formas fuera de la dependencia para víctimas.  Queremos exponer, informar, crear conciencia entre cristianos y ofrecer trabajadores la oportunidad de ayudar gente a través de proyectos y darles esperanza a través de fe en Jesús”.

Hay muchas oportunidades disponibles para ayudar en esta área – con SIM, DMG u otros de los socios de #HowWillTheyHear. Completa este formulario para una colocación y nos pondremos en contacto.

Proyectos con gente vulnerable o aquellos afectados por esclavitud moderna;

  • Trabajando en Bolonia (Italia) junto mujeres refugiadas que han sido forzadas o presionas en prostitución.
  • Ayudando en un proyecto en Italia que se enfoca en europeos orientales que han sido dejados suplicando en las calles del centro de la ciudad.
  • Apoyando mujeres jóvenes en Bangladesh que han soportado prostitución y darle a sus hijos e hijas lecciones escolares.
  • Trabajar con adolescentes en India que han sido rescatadas de prostíbulos, proveyéndoles con terapia, una educación, un trabajó básico y un asesoramiento de trauma.
  • Apoyando a familias en zonas rurales en Perú para que no tengan que enviar a sus hijos e hijas a trabajar a las ciudades – muchos ahí son abusados y maltratados.